top of page

Paciencia en medio de las pruebas

Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. (Salmos 40:1)

Como hemos visto hasta hoy, paciencia es “capacidad de soportar algo sin alterarse” y por alguna razón siempre asociamos con ESPERA. Leía recientemente una frase que decía: paciencia es la tranquila aceptación de que las cosas pueden ocurrir en un orden distinto del que teníamos en mente, lo cual llamó mi atención porque de alguna forma esta frase nos llama a entender que la paciencia rompe de alguna forma las expectativas mentales que muchas veces tenemos de aquello que nos ocurre (Salmo 37:7), y cuando perdemos la paciencia, puede que olvidemos también el dominio propio.


Para completar esta meditación sobre la paciencia que había tenido esa tarde, leía la reseña del libro del mes que decía: “La paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien. Es la virtud de quienes saben sufrir y tolerar las contrariedades y adversidades con fortaleza y sin lamentarse. Esto hace que las personas que tienen paciencia sepan esperar con calma a que las cosas sucedan, ya que piensan que las cosas que no dependan estrictamente de uno, se les debe otorgar tiempo”. Por lo que nuevamente volví a pensar en la palabra “espera” y la Palabra de Dios nos dice que somos dichosos al esperar (Isaías 30:18).


Rara vez nos gusta esperar, por lo que lo último tenemos en medio de un tiempo de espera es PACIENCIA. Sin embargo, no es lo mismo esperar con todo a favor que en medio de la prueba. Medité que no es lo mismo esperar el autobús cuando está soleado que cuando llueve, que no es lo mismo ir a trabajar cuando tenemos compañeros buenos y empáticos a cuando son todo lo contrario, pero en ambas ocasiones, en ambos escenarios Dios solo está buscando una cosa: que CULTIVEMOS LA PACIENCIA a través de la ESPERA sin importar la PRUEBA (Romanos 5:3-5).



La paciencia es una forma de Dios decirnos en medio de la prueba, depende de mí por lo que tu mejor actitud es la calma y la confianza. Sé que está lloviendo pero la lluvia está afuera, no dentro de ti, pues dentro de ti he puesto al Espíritu Santo que ahora mismo te está dando un curso intensivo de paciencia y la meta que tengo es que lo apruebes con 100%, así que juntos (y esta es la clave), esperemos pacientemente, pues al final del camino verás que todo esto era una sola temporada, pero sin la paciencia que has tenido hasta ahora te ibas a perder todo el crecimiento y fundamento que tendrás al final.


En medio de la prueba, como nos invita Santiago 5:8, aprender a tener paciencia es cuando conoces el amor de Dios, pues muchas nos veces la prisa del día a día nos quita los ojos en la meta: CRISTO. Cuando en medio de la prueba tenemos paciencia como dice la porción usada al inicio: Dios nos oye, la realidad es que oye en todo momento, pero estamos tan enfocados en la prueba que tenemos por delante que nuestro corazón no lo escucha. Entonces te puedo decir que lo mejor que podemos hacer en medio de la prueba para tener paciencia, es poner todo pensamiento en pausa y centrar nuestra vista en Jesús, aquel que pacientemente tomó la cruz y ahora nos da la mano para por medio del Espíritu, caminemos en esta temporada mirando que todo lo que hacemos siembra en lo eterno y del cielo deben venir nuestras expectativas.

Nuestra oración es que aprendamos con paciencia a esperar la manifestación de los planes de Dios en nuestras vidas, pues siempre, siempre sus planes serán mejores que los nuestros.


¡Dios nos bendice!

68 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page