top of page

Toda tú eres bella

¿Alguna vez has dudado de tu belleza? Si tu respuesta fue sí, este artículo es para ti.

Déjame decirte que tú eres la mujer más hermosa del mundo para Él; sí, para Dios.


Muchas veces podemos sentirnos inseguras por nuestro color de piel, por la forma de nuestro cuerpo, por nuestra forma de hablar y/o expresarnos, e incluso por nuestra forma de vestir, ¿pero sabes algo? Así tal cual eres tú, eres ÚNICA y ESPECIAL.


El mundo nos presenta cánones de mujeres que lucen cuerpos que parecen perfectos, vestuarios de moda, calzados, carteras, maquillajes, cremas, distintos tipos de tips para lucir más bellas y hermosas, etc… y todo esto influye en nosotras de alguna u otra forma.

Muchas veces creemos que debemos cumplir con las expectativas impuestas por la sociedad, a fin de ser aceptadas y nos dejamos llevar por lo que creemos es lo ideal.

El problema de este concepto de belleza, nos lleva una vez más a centrarnos en nosotras mismas, transformándonos en amadoras de nuestra apariencia externa, y nos aleja de la gloria y belleza de Cristo. Y por esta misma razón, este concepto lleva a muchas mujeres a la angustia y desesperación, ya que si no se cumple con el estándar exigido, caen en la autocompasión y no se quieren a sí mismas, inclusive no quieren a quienes les rodean por no sentirse aceptadas.


Y no es que esté mal que vistamos a la moda, o que nos arreglemos para vernos aún más bonitas de lo que ya somos, lo malo es cuando nos dejamos influenciar por todo lo que hay a nuestro alrededor y no valoramos lo que verdaderamente somos.


¿Recuerdas el elogio a la mujer virtuosa de Proverbios 31:10? Mujer ejemplar, ¿dónde se hallará? ¡Es más valiosa que las piedras preciosas!


Es un descanso ante tanta imposición del mundo y a los falsos cánones de belleza, pues nos describe la belleza bíblica, la cual es completamente diferente a lo que el mundo pregona.

Según la Escritura, la verdadera belleza femenina es reflejo de una mujer en cuyo rostro resplandece la gloria de Cristo, una mujer de nobleza real; y este llamado es para todas las hijas de Dios, llamadas a SER esta clase especial y particular de mujer.


¡Tú eres la mujer virtuosa! Eres bella, inteligente, valiente, esforzada, divertida, única, eres la OBRA MÁS HERMOSA de toda la creación de Dios, eres muy valiosa porque Cristo murió por ti, ante los ojos de Dios eres amada y respetada, Él te ama con un amor inmenso, eres fuerte y eres capaz de hacer grandes hazañas.


Así que si alguien intenta decirte lo contrario, tú le responderás: ¡YO SOY HIJA DEL DIOS VIVIENTE! ¡SOY HIJA DEL DIOS ÚNICO Y VERDADERO! ¡SOY UNA PRINCESA DEL REINO DE LOS CIELOS! ¡EL AMOR DE DIOS POR MÍ ES INMENSO! Así que nunca dudes de tu valor.

Me gustaría dejarte la siguiente tarea: en nuestra Agenda Viviendo con Propósito trabajamos retos que nos ayudan a salir de nuestra zona de confort, y uno de ellos es: mírate en el espejo y exprésate palabras hermosas.

Te invito a que lo lleves acabo aun cuando lo hayas hecho y si no lo has realizado, hoy es el tiempo, inténtalo y descubre lo maravilloso que es experimentar este reto.

La primera vez que lo hice, recuerdo que me paré frente al espejo, comencé a mirarme con ojos de amor y a regalarme palabras bonitas, hubo un momento en que ya no pude hablar más y comenzaron a rodar las lágrimas por mis mejillas, no sabía qué más decir y fue ahí cuando recordé que así como soy, con virtudes y defectos, soy la obra maestra del mejor pintor; Dios.


Así que anímate, quiérete, exprésate el profundo amor que sientes por ti, llénate de halagos, sé amable contigo, ámate mucho y agradece por ser quien eres.

Y recuerda que… Toda tú eres bella, amada mía; no hay en ti defecto alguno. Cantares 4:7


Hermosa, Dios te bendiga.





61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page