top of page

¿Qué puede apagar mi primer amor?

¡Juva Jesús! ¡Jesús ayuda!


¿Qué puede apagar mi primer amor?

Dios es amor y cuando el amor desaparece todo lo demás pierde sentido. El primer amor ocurre cuando damos el paso de aceptar a Jesús en nuestras vidas como Señor y Salvador, es ahí cuando nos cautiva y enamora la persona de Jesucristo. El amor de Dios sobrepasa todo entendimiento y es imposible que un ser humano ame como Dios lo hace.

Juan 3:16 – Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.


Dios entregó todo por nosotros, nuestro llamado es amarle, honrarle y ante todo adorarle. Sin embargo, existen muchas distracciones capaces de llevarnos por otros senderos y alejarnos del propósito, hacer caso generalmente a lo que sentimos causa pecado desenfrenado en nuestras vidas, porque hacemos lo que sentimos y no lo que deberíamos hacer.

Comparto contigo algunas causas que pueden apagarnos el primer amor; antes leamos Apocalipsis 2:4-5 – Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.


El mundo constantemente nos bombardea con distracciones para desviar nuestra atención del Padre. Enfocarnos en los distractores puede que nos hagan perder el norte, estar confusos y como consecuencia llevarnos a alejarnos del primer amor.


Hay tres enemigos que tratarán de apagar tu fuego:


El mundo: ¡O almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. Santiago 4:4


La carne: Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Mateo 26:41


El adversario: Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos. 1 Pedro 5:8-9

No dejes que nada apague el fuego de Dios que hay en ti. Ve a la fuente, mantén tu altar encendido. No permitas que la leña se acabe, (oración, ayuno, intimidad con Dios, meditación de la Palabra y adoración), son los tizones que necesitamos para mantenernos conectados a Dios.

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:6-7

¡Soli Deo Gloria! ¡Solo a Dios la gloria!


74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page