top of page

¿Cómo fortalecer el estudio de la Palabra?

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra”. 2 Timoteo 3:16-17


Debemos saber que la Escritura viene de Dios, literalmente, es inspirada por Él, muestra su perfección, siendo infalible y absolutamente confiable.


La Biblia, es completamente única entre todos los libros que se han escrito. Fue escrita por alrededor de 1600 años, alrededor de 60 generaciones, por más de 40 autores, en tres continentes diferentes circunstancias y lugares, en diferentes tiempos, en diferentes estados de ánimo, en tres idiomas distintos, sobre muchos temas controversiales, pero habla con una sola voz unificada.


La Biblia es única en su circulación: Es el libro más publicado y popular jamás escrito.


La Biblia es única en su traducción: Fue el primer libro traducido, y se ha traducido en más idiomas que cualquier otro libro que exista.


La Biblia es única en su supervivencia: Ha sobrevivido los estragos del tiempo, la transcripción manual, la persecución, y la crítica.


La Biblia es única en su honestidad: Trata con los pecados y los fracasos de sus héroes de una manera bastante desconocida entre la literatura antigua.


La Biblia es única en su influencia: La Biblia ha tenido, por mucho, una mayor influencia en cultura y literatura que cualquier otro libro en la existencia.


La Biblia es buena para nosotros y nos deja beneficios. Nos enseña (nos dice una verdad que significa más que nuestras opiniones). La Biblia es útil para reprender y corregir (nos dice cuando estamos mal en nuestro pensamiento o conducta). La Biblia es útil para instruir en justicia (nos dice cómo vivir correctamente ante Dios y los hombres).


Cuando vamos a la Biblia y dejamos que Dios nos hable, nos cambia – nos lleva a la perfección y nos transforma.

Hay tanto que aprender de la Biblia. A continuación te presento algunas sugerencias y estrategias para ayudarte a sacar el mayor provecho de sus enseñanzas.


Comienza tu estudio pidiendo la ayuda de Dios.

Elije una hora específica y un lugar para tu TIEMPO CON DIOS. Empieza dirigiéndote a Él y pídele que te dé sabiduría y entendimiento al leer. Cuando oramos antes de estudiar, le mostramos a Dios que somos humildes y deseamos Su ayuda y guía.


Alabanza.

Empieza adorando y bendiciendo Su nombre, porque Él es Rey de reyes y Señor de señores. Ejemplo: Daniel 2:20-22


Lee, comprende y medita en la Palabra detenidamente.

La Biblia es un libro muy extenso, pero si tienes un plan de lectura que sea diseñado para que la leas en un año, puedes seguir ese orden. Si te atrasas (como todos lo hacemos a veces), no te rindas. Sólo tienes que volver donde lo dejaste la última vez que leíste, o bien iniciar en la misma fecha del día correspondiente, y sigue adelante. Recuerda, ¡una pequeña porción de la Palabra es mejor que nada en absoluto!

Utiliza diferentes recursos para ampliar tu estudio.

  • Biblia en varias versiones: puedes hacer uso de las versiones más populares, o en todo caso, de las que creas conveniente. En éstas encontrarás muchas palabras que en otras versiones no menciona, y conocerás el significado original de ellas.

  • Comentarios bíblicos: estos te ayudarán a interpretar lo que se encuentra escrito en la Palabra de Dios.

  • Diccionario bíblico: es una herramienta de vital importancia en nuestra investigación o lectura de la Palabra de Dios, nos ayuda a encontrar el significado de aquellas palabras que no conocemos de la Biblia.

  • Lee o comparte con otras personas: los miembros de tu familia y amigos pueden contribuir a tu estudio. Sus perspectivas únicas les permiten identificar significados y aplicaciones singulares. Cuando tengas preguntas, enriquécete por medio de sus puntos de vista. También puedes compartir lo que aprendes en redes sociales y así mostrar las maravillas de Dios al mundo.

  • Biblia en audio: estoy segura que esta herramienta es de muchísima bendición para nuestras vidas. Un día estarás “sin tiempo disponible” para sentarte a leer la Biblia con calma, pero, ¡oh sorpresa!, puedes leer la Biblia mientras viajas en tu auto, bus, etc… La Biblia en audio llega a tu vida para transformarla y quitar la excusa de la falta de tiempo para tener la Palabra de Dios más cerca de ti. Existen muchas aplicaciones móviles que te permitirán llevar la Biblia a todos lados, y además, disfrutar de la Palabra de Dios a través de audio.

Toma nota de lo que aprendas.

No olvides las cosas que has aprendido de la Biblia o las cosas que el Espíritu Santo te enseña por medio del estudio. Utiliza un diario o libreta para llevar un registro de las impresiones y pensamientos que te vienen al leer. Mientras más respeto mostremos por las cosas que aprendemos, el Señor estará dispuesto a mostrarnos más.


Investiga lo que no comprendas.

Lo más seguro es que al estudiar la Biblia, encontrarás términos que son confusos o que simplemente no comprendes. No dudes en buscar el significado de una palabra o frase en particular, o incluso de una parábola completa.


Haz una pausa y escucha.

Es importante leer con detenimiento y estudiar la Palabra de Dios, pero es igualmente importante el detenernos, silenciar nuestra mente y escuchar cuando nos damos tiempo para meditar después de estudiar la Biblia, Dios puede iluminar nuestra mente por medio del Espíritu Santo.


No te desanimes.

El aprendizaje de la Biblia es un proceso que dura toda la vida. Dios se complace con cualquier esfuerzo que hacemos para aprender Su Palabra, sin importar cuánto comprendamos al leer. Al ser constantes en nuestros esfuerzos de estudio, podremos recibir mayor entendimiento.

Mi deseo es que Dios ilumine tu mente a través del Espíritu Santo para que puedas asimilar Su Palabra sin ningún obstáculo.

Recuerda siempre acompañar tu estudio bíblico con oración pidiendo al Padre que abra tu entendimiento y hable a tu corazón para que genere transformación.


Y además, no olvides compartir lo que aprendiste con aquellos que no conocen. Habla con otros lo que Dios te va enseñando en cada estudio de Su Palabra y que meditar en la misma, sea un deleite a tu vida.

Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito. Josué 1:8

55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page